jueves, 21 de julio de 2011

Alta Suciedad



Los primeros acordes de “Algo”, tema que abre el disco debut de Acorazado Potemkin, justifican el nombre del mismo: “Mugre”. Y este sonido se expande a través de buena parte de los 14 tracks que lo componen. Y, como si el sonido mugriento no fuera suficiente, sobre la base machacante que emplazan el bajo de Federico Gazarossian y la batería de Luciano Esaín, la filosa voz de Juan Pablo Fernandez vuelca poesía también mugrienta, además de la guitarra que cuya labor es determinante en el sonido del trío.

Las letras revisitan tópicos que Fernandez tan bien abordó junto a la Pequeña Orquesta Reincidentes: amores sórdidos y tortuosos, historias urbanas, postales tumberas, reflexiones solitarias.

Luego de la furiosa aperrtura del disco, llega “Desert”, tema que juega con los tempos, subiendo y bajando hasta casi punto muerto, momento en el “soy lo gris contra lo gris” pareciera la contraseña para volver a subir la intensidad.

Los temas que siguen son los más convencionales: “Desayuno”, que si bien su introducción puede remitirnos a un hard-rock, pero que avanzado el track, la impronta acorazada se volverá a imponer. “La carbonera” es un rock&roll oscuro, cuya letra rememora las temáticas descriptivas de los sectores a los que la gran urbe siempre dio la espalda.

El siguiente track es “Lengua materna”, una adaptación musicalizada “Nido”, poema de la patagónica Rosa Lesca, en el que el contrapunto de las voces de Fernandez y Esaín, sumadas a la aparición de un teclado, se llevan los laureles.

“Smiley Ghost” y “Perrito”, con atmósferas propias de Tom Waits o Nick Cave con la impronta arrabalera del fraseo de Fernandez son los temas que más recuerdan a Pequeña Orquesta Reincidentes.

“Gloria” un rock descarnado en el que el riff de la guitarra de Fernández trae al recuerdo al Skay Beillinson de la primer mitad de la discografía ricotera. Luego viene otro de los platos fuertes de “Mugre”: “Puma Thurman”, otro tema en el que en la introducción vuelve a aparecer el ADN Reincidente, para luego dar lugar a una historia de amor contrariado.

Siquen “Caracol”, un rock acelerado y sucio y “Quiero”, que sin dar respiro tras el tema anterior. arremete con un momento de fuerte impronta punk. Cuando se espera ir más arriba, aparece “Los muertos”, una canción de cuna enmarcada en un ritmo marcial en el que la ironía desplegada por la pluma del cantante logra una reflexión sobre los sinsabores de la vida. El final llega con “Unos versos”, un tema con aires manchesterianos al que tal vez le qeude grande el honor de cerrar un disco con momentos tan altos.

Acorazado Potemkin cumple con creces en su debut y pasa airoso la inevitable comparación que surge conociendo los curriculums de sus integrantes (Don Cornelio y La Zona, Los Visitantes, Pequeña Orquesta Reincidentes, Me Darás Mil Hijos, Valle de Muñecas). Juan Pablo Fernandez, Federico Ghazarossian y Luciano Esaín demuestran, con Mugre, que si bien tienen un pasado difícil de empardar, mantienen en el presente el espíritu de búsqueda que caracterizó a sus anteriores formaciones. Y esto deviene en fuerte apuesta al futuro.


Mugre estará disponible para descarga directa con contribución a voluntad a partir del 25 de julio en www.acorazadopotemkin.com.ar

2 comentarios:

ReventonProducciones dijo...

A buen disco buen comentario!

Anónimo dijo...

aguante la secta !